El club de la lucha… diaria entre padres e hijos para que estos coman

Foto de El club de la lucha… diaria entre padres e hijos para que estos coman

Atención padres de criaturas-malas-comedoras del mundo: expertos de la universidad de Cornell alertan de que las tradicionales tácticas-amenazas-torturas (otra cuestión es para quién lo son en realidad) puestas en práctica por padres desesperados de críos que sistemáticamente se cierran en banda y se niegan a comer el plato que se les pone delante, del tipo “no te levantarás hasta que te lo acabes todo”, “pues te lo pongo para cenar”, y otras bravuconadas por el estilo, pueden llegar a ser, sobre todo en el harto improbable caso de que se lleven a término, contraproducentes. Ya que con mucho, y con suerte, pueden hacerte ganar una batalla -la de, por ejemplo, el plato de brécol-, pero a costa de perder la guerra de los trastornos alimenticios, el sobrepeso y la percepción equivocada de los que es una alimentación y una ración saludable.

El motivo es que, como han constatado los referidos investigadores a través de un experimento efectuado con preescolares, los chavales reaccionan ante tales dictatoriales actitudes aprovechando aquellas comidas en las que ellos controlan tanto las cantidades como las viandas -fundamentalmente el desayuno, la merienda, los postres y las que hacen en casa de los abuelos- para atracarse de las cosas que les gustan y que no son ni pescado ni verduras, sino cereales chocolateados, helados, natillas de las de repetimos, etc. Concretamente, el experimento demostró que los niños obligados a dejar limpio el plato se servían ración “doble” de cereales en el desayuno.

Así que, en lugar de recurrir a dichas tácticas-amenazas-torturas, los autores del estudio recomiendan a los sufridos padres preparar raciones más pequeñas de varias comidas y convencer a los chavales (o, para qué engañarnos, engañarles) para que, al menos, acepten probarlas todas antes de decidir qué prefieren. Vamos, que les preparemos y les presentemos en la mesa un saludable bufé. Y así, a base de probar un bocado de aquí, otro de allá y otro de acullá (o de maracuyá) que coman una cantidad razonable.

Pero dado que esta es una sugerencia difícil de conciliar con la galopante crisis que vivimos y con los horarios laborales paternos, me voy a permitir sugerir una alternativa aprovechando los resultados de otro estudio recién publicado por expertos de la misma institución y que señala que los chavales comen más y mejor las verduras cuando estas son presentadas con nombre y atributos de superhéroe de acción o similar, tipo “la increíble zanahoria con rayos-x en los ojos”.

Pues bien, sufridores padres del club de la lucha, este es mi consejo: armaos con toda suerte de muñecos, señores potatos, capitanes pescanovas, etc. y con una buena dosis de imaginación -además de con un microondas para calentaros el vuestro luego- para montar la “película” y conseguir que vuestro hijo se coma por las buenas el plato que le habéis preparado para la cena.

PD1: Por mi parte, estoy trabajando en una propuesta que pretende facilitar un poco esta super-tarea a padres con menos imaginación y/o tiempo libre. Prometo manteneros informados.

PD2: Irónicamente, este segundo estudio también ha puesto de manifiesto que el mismo truco de bautizar con nombres atractivos y “peliculeros” a las comidas de toda la vida funciona igualmente con los adultos. De ahí el irresistible atractivo que ejercen sugerencias del chef que atienden por delicias de alta mar, brochetas multicolor, etc.

Por si te cuesta creer que podamos ser tan pánfilos yo confieso que piqué como un “enano” al pedir en un coqueto restaurante vegetariano-macrobiótico un sugerente “Pudding Guillermo Tell” que resultó ser un insípido (y flatulento) pastel de verduras.

Autor del artículo

Dr. Gabriel Camacho












Envíanos tu receta
Envíanos tu receta
Si quieres puedes publicar recetas en recetasYcocina.NET, envíanos tantas recetas como desees, estaremos encantados de que colabores con nosotros.


©2017 recetasYcocina.NET       Recomendar  -  Aviso legal  -  Favoritos  -  Diccionario  -  Boletines  -  Mapa web  -  Contacto
Desarrollado por www.brigantia.es